miércoles, 26 de octubre de 2011

Jordania Sur II: Petra

Después de dormir relajadamente tras el inolvidable baño en el Mar Muerto, nos aguardaba otro intenso día con la visita a Petra, a pesar de que recomiendan hacer la visita en 2 o 3 días nosotros decidimos dedicarle solo uno, eso si a fondo, con más de 6 horas de caminata. Los precios de la entrada para un día es 50 euros y para dos 55 y tres  60 euros aproximadamente así que es el tiempo de vuestro viaje el que condiciona el gastar uno o mas días.

La ciudad de Petra es una visita obligada en Jordania y de lo que he visto hasta ahora lo mejor del viaje, a pesar de que el país está lleno de posters y fotografías de Petra no imaginas lo sorprendente que es hasta que lo ves tu mismo; ya solo el acceso a la ciudad, sin ver nada más que las formas de las rocas y los colores merece la pena, pero lo que te encuentras después es impresionante y hasta consiguió emocionarme, porque dio sentido a todo el sacrificio que supone hacer un viaje como este.

No voy a describir como es Petra porque creo que cada uno debería descubrirlo por si mismo, eso si recomiendo si tenéis oportunidad hacer una excursión fuera del trazado "oficial" para ver el tesero desde arriba, a nosotros nos llevó una beduina de las que tienen puestos de venta de souvenirs en la cuesta al sacrificio (tengo el contacto por si queréis).

Petra es un destino que no se puede dejar pasar. No pensaba poner fotos porque ninguna foto puede describir lo que se siente allí, pero solo pondré una para intentar ilustrar lo que percibes después de 5 horas de increíbles descubrimientos.

Ufff....
Después de salir del recinto de Petra, decidimos ir directamente a Aqaba a dormir, en principio ibamos a pasar otra noche en Petra para ir directamente al desierto pero así podríamos tener una jornada de descanso en la playa, uno también necesita vacaciones en su vida de viajero, antes de adentrarnos en Wadi Rum (el desierto de Lawrece de Arabia).

Hicimos todo el viaje del tirón y nos plantamos en Aqaba sin saber ni que queríamos ni donde estabamos ni donde ir, pero como siempre hasta ahora aparcamos el coche por suerte al lado de la zona de hoteles, en una calle con ciber-café, lavanderia, agencia de tickets para el barco a Egipto y el puerto de embarque a solo 5 minutos andando...

Todo al lado y eso que en el primer restaurante, donde preguntamos el camarero que intento ayudarnos no fue capaz de decirnos ni un hotel y eso que había por lo menos 10 en esa calle, pero eso no fue lo peor para que nos explicara como era la ciudad de Aqaba, un poco la forma, donde estaba el mar, la playa, la zona nueva, la vieja le dimos un mantel del restaurante en blanco con un punto marcado "we are here" con la intención de que nos dibujara motu proprio donde ir, le surgieron muchas dudas...y ya cuando se disponía a empezar pregunta "where is the north?" EINST?? tu si que has perdido el north: Alikate!

1 comentario:

  1. Qué gran empatía siento por el camarero de Aqaba.. vivimos en un mundo de incomprensión!!

    A mí también me has transmitido la emoción de Petra.. Y biensur que este sacrificio merecerá la pena!! :)

    ResponderEliminar

Follow by Email