miércoles, 21 de diciembre de 2011

Desierto del Namib

Continuando con el tour, dejamos Ethosa para dirigirnos a la costa donde llegamos a Swakopmund, un pueblo en el que todo recuerda a Alemania, el nombre de las calles, y de los comercios, y su peculiar arquitectura.

La llegada a Swakopmund la hicimos atravesando el desierto, por una carretera totalmente árida que atraviesa unas minas de oro, uranio y mas minerales que son explotadas por empresas extranjeras (Angola por ejemplo tiene la de oro) y me imagino que el resto será igual...

Me imaginaba la llegada a la costa, la imaginaba con el mismo sol que llevaba toda la jornada machacándonos, pero no fue así, se da en la costa un fenómeno entre el aire frio del mar que está a unos 12 grados y el aire caliente del desierto a unos 35 que provoca una niebla continua y una sensación invernal; lo que desluce la vista del mar.

Este fenómeno es el que provoca que en las arenas del desierto, que se introduce en el mar, se encuentren barcos encallados dando nombre a este litoral: Costa de los Esqueletos.

Aproveché el viaje para visitar Walvis Bay y su asentamiento de miles de leones marinos, a bordo de un catamarán donde se subían pelícanos , focas a saludar. Era un poco circo y es que los dueños del barco dan de comer a los animales así que se montan y puedes hasta jugar con ellos.

Mi primera intención era hacer kayak por la bahía pero como siempre se necesitaba mas gente para hacer la actividad, parece que va a ser una constante en el viaje andar cancelando cosas por ser uno solo.

Una vez dejada atrás la costa del Atlántico, nos dirigimos al desierto del Namib y allí dormimos a las puertas de las dunas, como este tour es "acomodado", dormimos en un campamento con tiendas fijas con baño, cocina y hasta armario, mas parecido a una haima de Gadafi que una tienda de campaña.

Por la mañana pronto entramos en el parque para disfrutar del amanecer, de como los rayos del sol juegan con las crestas de las dunas para hacer un mosaico de colores y dejar tomar fotos increíbles sin ser muy profesional.

El plato fuerte era la ascensión a la duna que llaman "Big Mama" un montón de arena suelta de 90 metros, en el que das cinco pasos y retrocedes 8.

Entre los integrantes del tour había una sudafricana que corre marathones y otras carreras de hasta 70 km, así que ahí me planté con ella para el ascenso. Pufff vaya agotamiento ya se lo que se siente al ser el rival más débil, me sacó casi media hora de ventaja imposible seguirla!

Pero en la cima pude disfrutar de un paisaje único de dunas rojas alrededor, una satisfacción llegar hasta allí.

Después de subir en una hora, la bajada apenas lleva un minuto, la sensación de correr cuesta abajo por una pista de ski como las míticas bajadas por la Reina siguiendo a Mitxelko.

Una vez abajo, te encuentras en un pantano seco una laguna que alguna vez tuvo agua un paisaje árido, espectacular.

Y caminando más allá está Sosousvlei, un oasis, un milagro en el desierto, algo más que simple arena y agua que comentó una alemana desubicada que gastaba horas viendo la tele en el backpacker.

A la sombre del oasis hicimos la comida y vuelta al campamento a pasar la noche para volver a Windhoek.

No olía mal, contra todo pronóstico

Otra raya cruzada

Ufff vaya foto!

Puro espectáculo

Camino a la cima (el palito es a la que seguía)

Vista desde la cumbre

Pintao con las arenas del desierto

Llegando al Oasis, desde la cima de la izquierda que es la mama que subí

Si es un gepardo y si estoy de pie a 5 metros de él, y había otro detrás del árbol


2 comentarios:

  1. Que ilusión, has escrito un montón de entradas!
    Oye, lo del guepardo ha quedado muy de Bilbao! Te ha faltado decir que había un tercero que era el que hacia la foto, jajaja!
    Increíbles las fotos, vi todas las de Dropbox, vas a empapelar las paredes cuando vuelvas;)
    Un beso fuerte fuerte

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaaa, muy bueno lo del guepardo fotógrafo Almu :)

    Cuando vuelva no va a poder empapelar las paredes porque ya lo estoy haciendo yo (esto se ha convertido en una casa-museo) y me temo que no le quedará ni un hueco!! :)

    ResponderEliminar

Follow by Email