miércoles, 21 de diciembre de 2011

Sur de Namibia

De vuelta al Cameleon Backpacker, Roberto y yo ya habíamos creado una alianza y nuestra misión era viajar al sur del país; ya descartado el paseo por el norte del país por falta de tiempo, las distancias en Namibia son enormes para ir de un sitio a otro.

Tanteamos el hostel por si hubiera nueva gente y oportunidades de juntarnos a algún coche y como no había novedades buscamos en internet y reservamos un coche para el jueves. La siguiente misión era llenarlo para abaratar costes y encontramos a otro alemán Matthias que estaba dispuesto a venirse al sur.

El jueves 8 de Diciembre a las 15:00 horas, empezamos nuestra travesía 500Km del tirón antes de que anocheciera para dormir en Keptmanshop, creo que no había conducido tanto tiempo seguido nunca, las carreteras aquí son o rectas larguísimas de dos sentidos y sin mucho tráfico o pistas de tierra, ese día era todo asfalto.

La noche la pasamos en una habitación con cuatro camastros sin sábanas que nos alquiló carísimo (para lo que era) un alemán con pinta de vivir en otro siglo que regenta el club alemán más antiguo de Africa, un lugar de apariencia no muy tolerante, digamos.

El viernes hicimos dos visitas de las que dejan buen recuerdo y hacen poner a Namibia en un puesto cabecero como destino de algún otro viaje, primero el Fish River Cagnon y después Luderitz, atravesando pistas y carreteras con paisajes increibles.

El Fish River Cagnon sorprende por su profundidad y la impresionante vista que se tiene del rio, además tiene una zona de aguas termales donde nos dimos un chapuzón para reponernos del corrugado de la pista que te deja los tornillos sueltos.

El tramo de carretera hasta Luderitz es un paisaje impresionante de montes, colinas, praderas barridas por el viento hasta llegar a atravesar las dunas del Namib llegando a la costa.

En plena tormenta de arena, nos encontramos con unos moteros a los que Roberto conocía de cuanto coincidió con ellos 3 semanas antes en Ethosa, y que nos escoltaron hasta el backpacker donde coincidimos con más viajeros en su mayoría camino de Cape Town y con historias muy diferentes.

La mañana del sábado visitamos la bahía de Luderitz, puerto de descarga de pescado de alguna empresa española de pescado congelado, lo probamos fresco y está mejor, quien lo iba a decir...

El pueblo es pintoresco, de casas que recuerdan a las alemanas pintadas de colores que dan un aire alegre entre el viento que arrecia sin parar.

De ahí solo quedaba conducir unos 1000 kilómetros en dos etapas con tiempo para ver el clásico, en un hotel con habitación con tele y todo, lujo puro!

Por la mañana del domingo antes de la última etapa, Roberto se desvió en bici hacia el sur para cumplir su final del viaje mil y pico kilómetros hasta Ciudad del Cabo. Suerte amigo seguro que nos volvemos a ver!

Con esto terminan mis 2 semanas en Namibia, un país como tantos otros sorprendente o más diría yo; me entra la risa porque siempre digo lo mismo; pero los paisajes de Namibia de verdad de verdad que son impresionantes!

Que poquita cosa somos

Pelillos de punta

Un poco de relax después de tantos kilómetros de pista

Despedida del mar por unas semanas

Luderitz, el viento no sale en la foto

Entrada en Luderitz, espectacular!

Mapa de Namibia

Certificado de salud: sigo igual, de mal o de bien, no lo se

2 comentarios:

  1. Jajjaja, cogiste gusto a las "autopistas" en Sudáfrica :)

    Me gustan esos SPAs que te encuentras por mundo.. puro lujo mochilero!!

    13/8!! Necesitas visitar más SPAs.. c'est claire :)

    ResponderEliminar
  2. Esta vueltita por äfrica te está sabiendo a poco, tendrás que volver a dar un repasito, me llevarás :)jijijiji
    La verdad es que las fotos son impresionantes, no digo nada de lo que tiene que ser en directo...
    A disfrutar!!!

    ResponderEliminar

Follow by Email