viernes, 13 de enero de 2012

Viajando en bus por Africa

En los dos meses que llevo en África he ido probando casi todos los medios de transporte, empecé por lo más sencillo: aviones, coches de alquiler, tours en todo terreno, tour overlanding y ahora ya me atrevo con todo: los autobuses, los minibuses y los taxis compartidos africanos.

El itinerario en transporte público que me llevó desde Namibia hasta Malawi, empezó nada más dejar a la pareja de austriacos y cruzar la frontera de Zambia a pie, en el momento que se desataba un tormentón.

Un taxi me llevó al bus recomendado por las guías y por la gente que ha viajado por África, como dicen aquí la compañía más "reliable" Manzagha Family o algo así, pero estaba lleno y a pesar de mi insistencia no había manera de que me hicieran un hueco, así que bajo el diluvio me mandaron a otra compañía MCH o algo así, que daba más miedito pero como no tenía más, allí me metí en un trayecto de 10 horas nocturno entre Sesheke y Lusaka.

Al final fueron 14 horas de tortura, a pesar de que pude dormir mas de lo esperable, y me tocó ventana en la fila de 2 mini asientos, la otra es de 3 mini butacas. El autobús viajaba totalmente a oscuras y mirar alrededor daba cosa porque se veía todo negro, en serio, no sabía si mi compañero estaba o no.

La táctica para este viaje fue hacerme amigo de todos los que estaban a mi alrededor y así dormir tranquilo como protegido, táctica que he usado en todos los viajes posteriores, con cada vez mejores resultados.

Después del éxito del primer tramo, decidí no hacer noche en Lusaka y coger el siguiente bus a Chipata (aún Zambia), eso sí antes me fui al backpacker de turno y sin pagar un kwacha me hice un desayuno y me duché como un señor. Por cierto en el backpacker coincidí la canadiense y su hijo que hicieron el vuelo en ultraligero conmigo en las cataratas Victoria; estaban de camino al lago Malawi y volveré a coincidir con ellos en la isla de Likoma.

A las 12 se suponía que salía el bus, para un trayecto de tres horas (eso me vendieron), a eso de las 14 entró un predicador y Adamson, mi compañero de asiento por la izquierda (esta vez me tocó en la fila de 3 y en medio) y para entonces mi amigo, me dijo que eso era señal de que íbamos a salir porque ya estaba el bus lleno. Antes del predicador habían entrado a vender comida, bebida, juguetes, ropa, maquinillas de afeitar... Todo lo imaginable. Y efectivamente salimos.

El viaje fueron unas 6 horas y en el camino paramos primero a comprar pescado seco de ese que apesta, con lo que el autobús se aromatizó enseguida, en la siguiente parada alguna persona se animó y compró una gallina viva,  ya no faltaba de nada.

Para mi anecdotario en traducciones de inglés, en la parada de la gallina fui al baño y leí "GENTS TOILLET FREE PAYMENT" así que entré, lo utilicé, incluso pensé vale que es gratis pero podrían limpiar un poco y poner agua, y salí decidido al bus. "eh eh! Sir sir!!" y era a mi que no había pagado, entonces miré el cartel y ponía "gents toilllet FEE payment". Valeeee.

El caso es que llegué a Chipata, un poco doblado pero bien, Adamson se encargó de meterme en un taxi, ya que era de noche y le había dicho que me preocupaba un poco la oscuridad en un sitio desconocido. Incluso me llamó cuando estaba ya en la cama para saber si había llegado "god bless you" me dijo! Por supuesto recibió una felicitación de año nuevo, que menos.

Y como en Chipata no había nada y no hay dos sin tres el 30 de Diciembre me aventuré a coger un minibús a Mfuwe (la puerta al South Luangwa National Park) donde iba a pasar la nochevieja y era mi última oportunidad para ver leones porque seguramente no me de tiempo a llegar al Serengeti antes de finales de Enero.

Llegué a la estación a las 9, y el minibús estaba vacío, tocaba esperar a eso de las 13:00 las 14 plazas estaban llenas por unas 22 personas y todo tipo de equipajes, bolsas hammed, sacos de pienso, cazerolas, palanganas.... Desde mi asiento en última fila era imposible ver la carretera y detrás de mi el portón entreabierto por la carga que colgaba del maletero dejaba entrar el polvo del camino de tierra. Bueno más que un camino de tierra era una pista en obras una cosa espantosa.

La buena noticia es que están haciendo una carretera de verdad así que si alguien se anima en 3-4 años se tardará una hora, yo tardé 7! Y legué rojo de pies a cabeza por el polvo y con todos los tornillos del cuerpo desajustados. 

La verdad es que tardamos 7 horas porque el conductor se salió del camino intentando atajar por una zona que ya estaba explanada y se comió una piedra y agujereó algún conducto del aceite o el carter y tuvimos que esperar mientras se comía el chicle con el que lo taponó. Por suerte paró bajo un árbol de mangos del que dimos buena cuenta. Esta zona está llena de estos árboles, con el riesgo de recibir un mangazo que entraña.

Si me permitis un salto en el orden cronológico, os contaré como regresé de South Luangwa el 2 de Enero de 2012, la perspectiva era volver en minibús con el aliciente de que el viaje era por la noche, así que aconsejado por la dueña del Lodge la mejor opción era pedir a una familia de Chipata, de origen indio y musulmanes de religión para más datos, que se hospedaba allí; que me llevaran. En total eran unos 15 y tenían un camión de safaris en propiedad y un todo terreno así que en el camión iba a haber sitio.

Que bien me han venido los años argelinos, un salamaleikun y un jamduuuulllaaaa a tiempo y ni se lo tuve que pedir, me invitó el cabeza de familia a volver con ellos, al safari de esa mañana y a comer antes del viaje una comida indú picante buenísima.

Con ese buen sabor de boca, me vine arriba y al día siguiente 3 de Enero, hice la trilogía para cruzar la frontera de Zambia a Malawi: taxi zambiano, taxi malawiano y minibús hasta Lilongue, capital de Malawi. En total 145km para mi 6 horas.

El taxi zambiano, esperé dos horas a que se llenara y como no había manera me lancé a la carreteras hasta que otro taxi me llevó mientras cogía y dejaba a otra gente.

Tras cruzar la frontera me esperaba un taxi con dos tíos dentro en el asiento de atrás y pensé, vaya que suerte somos tres y con uno más salimos... Ya podía haber sido así, entró una madre con su hijo al asiento trasero mientras dos hombres se metían en el del copiloto, y cuando ya parecía que salíamos un segundo conductor se sentó en el asiento del piloto!! 8 y un bebé en un coche normal tipo renault 21 o así, y en dos filas de cuatro! Y diluviando! Puro espectáculo!

Sòlo fueron 35 km hasta enlazar con un minibús en Mchinji donde me cedieron el asiento del copiloto así que puro lujo, eso si con las mochilas encima goteando agua...

Y así ya han pasado un montón de días y hoy 4 de Enero he llegado al lago Malawi, después de un trayecto en bús de 7 horas que iban a ser 4 desde Lilongue hasta Monkey Bay, eso si ya me desenvuelvo como un veterano, había cola para sacar el billete y he conseguido que el de la puerta del autobús envié a un chaval a por mi billete y ante la falta de sitio todo hacía presumir un trayecto de pie, pues no, me han cedido el último asiento. Pero lo mejor ha sido el transporte en el remolque de un camión desde Monkey Bay hasta Cape Maclear, sentado cómodamente sobre sacos de azúcar enseñándole a cantar en español a un chaval majete que venía a mi lado.

La llegada a la playa de Kayak Africa me ha parecido la llegada al paraíso después de todos estos días de transporte infernal, pero que no olvidaré y me reiré siempre.

Ya estamos todos???
A ver quien mete todo esto en la fregoneta y con mas de 20 pasajeros!!
Manda huevos "LUXURY" WHAAAATTTTT???
Revento of course...

El mango es muy socorrido para alimentarse en estos viajes, estan por todas partes

Asi de repeinado volvi de South Luangwa en el camion safari...
Si, el que conduce es el de azul... INOLVIDABLE!

Quien aguanta 6 horas asi de comodo?

Y despues sal por esta puerta!
Probablemente en "matola" el mejor viaje...

miércoles, 11 de enero de 2012

Zimbabwean toilets

Ante la imposibilidad de saber como es el topónimo de Zimbabwe, el titulo va en inglés que es siempre más sencillo.

Para esta sección solo tuve un par de días pero como siempre los paises son generosos y me dieron una oportunidad para la sección, aunque está un poco cogida por los pelos...

Apetecible tapa para sentarse...

Navintura

Navintura es como he titulado lo vivido entre los días 24-28 de Diciembre en Africa para celebrar la nochebuena y la navidad de 2011 en el Noroeste de Namibia.

Después de despedirme de todos en Vic Falls, debía cruzar a Zambia para proseguir con mi ruta, para ello elegí hacerlo andando para darle una componente de aventura al paso. Así que tras hacer algunas compras y gestiones de gran importancia cogí mi mochila dispuesto a cruzar la frontera.

Justo antes pensé en sacar unos dolares del cajero automático que hay en Victoria Falls y que da dólares; después de la última crisis del país en el que la moneda se iba devaluando por días y se emitieron billetes de hasta billones de dolares de Zimbabwe, se adoptó el dolar americano como moneda de uso legal. Así que bajo el sol abrasador me planté en el cajero que justo con el anterior cliente se quedó sin billetes para mi. Diez minutos informaron que teníamos que esperar... después de una hora bajo el sol decidí que cruzaba la frontera sin ese extra de dólares que me harían pasar algunos apurillos al final de la etapa africana.

El paso de la frontera consiste en pasar el puente en el que se hace puenting y caminar unos kilómetros más, las vistas son espectaculares y aunque con el calor que hacía a eso de las 14:00 (la mejor hora sin duda) se me hizo un poco agonía, llegar hasta la garita de la policía Zambiana donde pagué mis 50$ de visado y apañé un taxi compartido hasta Livingston.

Los días en Livingston en espera de la navidad fueron tranquilos y de recuperación de las heridas de las últimas semanas, visité las cataratas desde este país por tierra, yo creo que son hasta más bonitas las vistas y por aire en vuelo en ultraligero, una experiencia inolvidable donde me sentí realmente volando. En el vuelo coincidí con Eli y Max (madre e hijo) canadienses con los que coincidiré más adelante en varios lugares.

En el backpacker donde me quedé, Jollysboys camp, coincidí con un montón de gente viajera con la que compartí mis vivencias y ellos las suyas, la verdad que hay un montón de gente moviéndose por el mundo con historias increíbles. De ellos con los que más vida hice fue con Hani y David una pareja de austriacos y Amy una australiana que estaba viajando durante 5 meses por Asia y Africa donde estaba trabajando de voluntaria.

Sobre el mundo de los voluntarios en Africa se puede escribir otro blog, me he encontrado de todo desde gente abandonada en un pueblo sin luz y prácticamente sin posibilidad de hacer nada por ayudar por no tener medios, hasta gente que debe enseñar a pescar a la gente del pueblo sin haber pescado en su vida y sin hablar el dialecto del lugar... hay miles de historias que intentaré recopilar algún día.

Estando en Livingstone coincidí con Hanni y David en el camp, y aunque su ruta era contraria la que estaba haciendo, decidí dejarme llevar y recortar mi lista de países a visitar siempre que me surga un buen plan.

Ante la perspectiva de que no iba a haber nada especial con el orfanato tal y como me habían comentado en su día, dejé mis regalos para los niños en una caja llena de juguetes y otros presentes y partí con Hanni y David.

Hanni había trabajado en Katima-Mulilo (Namibia) hacía dos años, y conocía gente allí, así que la nochebuena la pasamos en la fiesta de su amigo Eddy que organizaba en su Bar, Bezi, a orillas del rio Zambezi (100 km aguas arriba de las cataratas). Y ahí hicimos acampada la noche de nochebuena en un sitio bucólico, a pocos metros de las orillas del rio donde también dormían algunos cocodrilos.

Por la mañana del 25, a falta de regalos (será que los cocodrilos asustaron a papa noel, santa klaus, al olentzero, al niño Jesús y el resto de ánimas que entregan los regalos esa noche), a falta de regalos como decía dimos un paseo por la orilla del río para ver como los cocodrilos saltan agua al sentir nuestros pasos. Toda una experiencia!

El plan para el 25 era movernos al Este hasta la reserva de Seshewe y acampar allí. Nada más salir nos dimos cuenta de que nos habíamos dejado la carne que teníamos comprada en el frigorífico de Eddy así que de camino debíamos comprar algo, una gallina viva para cenar...

En esa misión paramos en Masila una aldea que en ese momento celebraba el día de Navidad como se celebran las fiestas populares en España, de bar en bar, con gente bebiendo y pasándoselo en grande. Y ahí nos juntamos a la verbena, no se porque pero nos sentimos observados...

La experiencia desde luego que fue divertida y auténtica, y encima conseguimos un tupper con cordero (para rememorar los moutones argelinos).

Tras dejar el pueblo nos adentramos en la reserva para acampar y encontramos un camping abandonado, que nos pareció un sitio inmejorable para pasar la noche. Cada parcela tenía una estructura para montar la tienda en alto entre las ramas de los árboles, lejos de los elefantes y resto de animles que se movían por allí. Elefantes había, porque nos cruzamos con una manada y la madre de los pequeños salió corriendo amenazante tras nuestro coche (una pickup cubierta) y los oíamos mientras cenábamos.

Antes de cenar David se empezó a encontrar mal de la tripa y sus visitas al baño eran muy frecuentes, así que se fue a dormir a la parte trasera de la pickup mientras Hanni y yo cenábamos. Antes de ir a dormir le preguntamos a David como estaba y se le veía sudoroso y no muy bien así que le puse el termómetro y para mi sorpresa tenía 40,5! se me escapó un uuuu! aunque no quería asustarle y como Hanni veía 37 en la columna de mercurio, tuve que decir en alto 40.

La decisión fue rápida y unanime, teníamos que ir al hospital de Katima a unos 100 Km, y eso hicimos, después de una hora y media estabamos con el doctor que le confirmó que no era malaria y le dió paracetamol, antibioticos y unos sobres de suero para que no se deshidratara. De ahí volvimos al Bar Bezi a dormir en el mismo sitio que la noche anterior.

Al día siguiente nos quedamos los tres en el Bezi para ver como evolucionaba David que después de comer ya estaba mejor y salimos de nuevo al campamento abandonado. Allí pasamos la noche del 26 de Diciembre y por la mañana hicimos un safari en nuestro propio coche hasta la frontera con Angola a través del parque natural de Seshewe, donde vimos elefantes e hipopótamos y antílopes variados.

De vuelta al campamento los monos nos habían robado el pan y desde los arboles nos empezaron a hacer pis y caca, menos mal que solo acertaron en el coche pero nos dejaron una peste y una concentración de moscas que decidimos cambiar de ubicación para la siguiente noche.

Esta vez el camping estaba operativo y el sitio es inmejorable, al borde del rio Kwando el paraíso en medio de la reserva del Caprivi rodeados otra vez de elefantes, hipos,  cocodrilos, algún león que rugía a lo lejos cien millones de ranas haciendo una música ensordecedora y por la noche rodeados de miles de luces, estrellas, tormentas a lo lejos, luciérnagas... Un espectáculo!

Y así pasaron mis Navidades de 2011, inolvidables!. El 28 de Diciembre regresamos al bar Bezi, y de ahí a la frontera con Zambia, donde nos despedimos definitivamente; yo crucé a Zambia y Hanni y David recorrerán ahora Namibia de Norte a Sur. Travel Karma!!

Vaya lio de ceros!!!

Este es el puente que hay que cruzar y desde donde arranca el rafting...

Vistas desde el lado zambiano

Un pequeño homenaje con productos típicos del centro de Africa

Otra vez en Namibia...

Como Ñami Ñami (el Dios del Zambezi)
Bezi Bar
Gap year


Amanecer navideño

Durmiendo en los árboles

Mira! un wild dog! hiena en euskera...

ALUCINANTE!!!!

martes, 10 de enero de 2012

Victoria Falls

El 18 de Diciembre se terminó el tour oficialmente, con la llegada y visita a las Cataratas Victoria, aunque hasta el 20 anduvimos por allí la mayoría de los integrantes del tour.

El primer día visitamos el lado de Zimbawe de las cataratas, es impresionante estar aquí porque las fotos no transmiten el ruido y el sirimiri constante del agua al caer al fondo de la garganta. La postal es muy impresionante, y con tiempo se pueden hacer muchas fotos tontas.

Esa noche tuvimos cena de despedida del tour, ya me dio pena despedirme del grupo, una parte por quedarme solo (que también lo necesitaba) y otra porque había gente muy maja alguna hasta igual sigue el blog en español (saludos Irene, por si lo lees!), en koreano sería mas difícil.

El 19 algunos del grupo, hicimos rafting en el rio Zambezi, un de los raftings más difíciles del mundo de categoría 5 sobre 6. Es una experiencia única ya no solo por el riesgo y la aventura en si, sino también el paisaje que atraviesas, más de 10 km por el fondo de una garganta de 70m de altura, no hay escapatoria, entre los cocodrilos de los margenes del rio; y al final tienes que escalar los 70 metros después de la paliza a remar... Eso nadie lo avisa!

El caso es que en el rápido 8, de categoría 5, todos los que íbamos en el lado izquierdo salimos despedidos al agua nada más entrar en el rápido así que empezamos a bajar entre las olas y los remolinos con el tiempo justo de tomar aire entre centrifugado y centrifugado.

Así bajaba yo confiado en llegar a un remanso y que me rescataran cuando vi un kayak de seguridad (van un poco adelantados, por si alguno se lo lleva la corriente demasiado), el tío estaba en una de las olas quieto y aunque le grité para que se quitara porque yo iba lanzado, ni me vio y me comí la proa de la piragua porque justo antes de llegar a ella el rio me hundió y no pude pararme con las manos.

Cuando salí del agua vi la sangre por mis manos y como salia de la nariz, me temí lo peor pero estaba consciente y no me dolía mucho, así que volví donde el kayak para que me llevara a mi balsa pero decía que nadara yo! Miré donde estaba la balsa y la vi dando botes a unos 10 metros por detrás y pensé que no iba a ser fácil. Entonces le grité al kayakista que él me había hecho la herida y que por favor me llevara, entonces me lance al kayak y al agarrarlo se volcó, jaja venganza.

Decidi que aquello era peligroso así que me volví a dejar llevar por la corriente hasta el final del rápido donde volví al kayak y ya me llevo a la balsa.

Me pusieron una tirita y ala, a remar otra vez! Al principio acojonado y después del rápido 11 volviendo a disfrutarlo a tope, una experiencia única de la que guardo vídeo, fotos y me temo que cicatriz en la nariz.

Para compensar por la tarde, me di en el backpacker donde me hospedaba (ya sin el resto del grupo) un masaje y me hice la manicura y la pedicura para regalarle algo a mi cuerpo despues del castigo de los últimos días y para dejar de tener las uñas de los pies negras después de tanto campismo!

Puro espectáculo

Alitosis

Riesgo innecesario

Momento del accidente

Después del accidente

Mi nueva camiseta

Chobe N.P.

El parque nacional de Chobe es la ultima escala en Botswana antes de adentrarnos en Zimbawe y contemplar las Cataratas Victoria.

En el camino entre Maun y Kasane, hicimos noche en el planeta de los baobabs, un camping rodeado de los arboles que llenaban el asteroide del principito.

Cuenta la leyenda que hace muchos años los baobabs poblaban también la tierra y eran los arboles mas bellos de todo el planeta así que la gente comenzó a adorarlos ante esa situación Dios se enfadó, los arrancó y los replantó del revés, de manera que lo que hoy vemos y tanto nos llama la atención no es mas que las raíces de un árbol perfecto.

En el camino nos hicieron pasar un control veterinario y pisar con los zapatos en un liquido desinfectante porque de esta parte de Botswana son la mayoría de las vacas que consumimos en Europa y deben cuidar que no haya ninguna epidemia o se les acaba el negocio. La verdad que al ver las vacas por estos paisajes pastando libres, pienso cuanto mejor será esta carne que la que magnificamos allí, de esas granjas con vacas con costras de excrementos.

Las horas montados en el camión las pasamos cada uno como puede, durmiendo, escuchando música, leyendo, charlando... O bebiendo unas cervezas o vino, me muevo con juveniles ingleses, holandeses, belgas, alemanes, austriacos, estonios, sudafricanos y hasta koreanos así que de vez en cuando se monta una pequeña verbena de tarde en el camión como ayer para olvidar que una chica había perdido su tarjeta de crédito. Eso si a las diez en la tienda que a las cuatro había que estar arriba.

Por cierto, ayer me dejé mis gafas de sol en un cibercafé de Maun, una pena deshacerme de las gafas que tanto me han acompañado en estos años viajeros... Ahora tendré que comprar unas nuevas, aunque no se muy bien donde entre tanto elefante, rinoceronte e hipopótamo.

El parque de Chobe lo visitamos por tierra y por rio, en tierra en un camión de los típicos de safari y desde el agua en una especie de catamaran.

Durante la visita pudimos ver  muchísimos hipopótamos en tierra comiendo, en el rio durmiendo... Solos... en grupos... la verdad que es una especie espectacular. También pudimos contemplar varias familias de elefantes, bebiendo en el rio y bañándose, muy divertido. Y además completamos el exitoso safari con búfalos y cocodrilos además de antílopes de la zona y otros animales.

El crucero por el rio Chobe iba a ser para ver la puesta del sol pero nos cayó una buena tormenta así que no pudimos disfrutar de la puesta de sol en este paisaje "espectacular" y emblemático. Kasane es el único punto del mundo fronterizo de 4 países Botswana, Namibia, Zimbawe y Zambia.

Desde aquí pasaremos a Zimbawe mañana 18 de Diciembre para contemplar otra de las 8 maravillas del mundo natural y pondré punto final al tour que me ha ayudado a avanzar un poco más rápido hasta el punto donde pasaré las navidades, Livingstone en Zambia, donde cenaré en un orfanato y repartiremos regalos a los niños con el resto de alojados en el backpacker.

Dodot dodot (y parecía amigable pintado de azul!)
Mas elefantes...

Con los Dumbos

Así era antes del accidente del Zambezi...

Elefantes a la izquierda!

lunes, 9 de enero de 2012

Mesiversario III

Hace tiempo que no tengo conexión a internet pero no os preocupéis que tengo todo escrito y lo publicaré en cuanto pueda.


El pasado 4 de Enero se cumplió el tercer mes de viaje, coincidiendo con mi llegada al Lago Malawi un paraíso después de unos días de transportes africanos que ya os describiré. Hoy 9 de Enero sigo en el Lago haciendo unas inmersiones de sublaguismo increibles.


Os hago un resumen de lo que ha sido este último mes:

* Días de viaje: 31 (total 92)
* Paises visitados: 5 (9 en total)
* Número de vuelos: 0 (12 en total)
* Número de trenes: 0 (1 en total)
* Número de Ferries/Barcos: 0 (2 en total)
* Número de coches alquilados: 2 (7 en total)
* Número de safaris: 14 (20 en total)
* Km recorridos: Coche 2000 Km (10500 en total), Avión 0 Km (16500 Km en total), Tren 0 (500 Km en total), Ferry 0 (200 Km en total), Overlanding 1500 Km (1500 en total) Bus/minibus  2000 (2000 en total) TOTAL: 32.000 Km aproximadamente

* Ciudad más sorprendente: el poblado donde pasamos la fiesta de Navidad.
* Espacio natural más sorprendente: Lake Malawi (Malawi)
* Templos o ruinas más sorprendentes: No esta vez
* Lugar más romántico: Delta del Okavango (Botswana)
* Actividad más impresionante:Vuelo en ultraligero sobre las cataratas Victoria (Zambia)
* Mejor playa: Cape Maclear (Malawi)
* Mejor país o al que regresaría: Todos pero me ha sorprendido muchísimo Namibia.
* Peor país o experiencia: Algunos viajes en autobuses abarrotados, agobiantes pero a la vez inolvidables.

* Momento más divertido: La fiesta de despedida del bush camp del Okavango.
* Momento más triste: La navidad incomunicado y lejos de todos.

* Edad promedio que me estiman: 27 (entre 28 y 26) ni las cicatrices en la nariz me envejecen.


Esto ha sido el mes de Diciembre, añadir que por fin vi los leones que tanto buscaba, el mes de Enero me quedaré en África para llegar a Tanzania, Kenya ya no me dará tiempo así que queda pendiente.


Remando a mi islote para acampar y pasar mi noche de mesiversario (Lake Malawi)

Follow by Email