martes, 28 de febrero de 2012

Incomunicado

Mientras disfrutaba de la puesta de sol en un parque de Bangkok al que voy todos los días desde que llegue y mientras escribía sobre eso mismo para el blog, y de lo a gusto que me sentía, un chico joven se ha acercado para pedirme un boli, se lo he dejado y tras escribir algo brevemente se ha ido.

Además de 1 miligramo de tinta se ha llevado mi móvil, lo había dejado en la hierba por si me enviaba un mensaje mi familia a la que había anunciado que estaba bien y que ese era mi nuevo numero de teléfono. Ay ese móvil que tenía liberado para meter una SIM Card de cada país, snif, con todos los contactos del viaje, tantos taxitas a los que no podré llamar, tantos predicadores que están rezando en Africa por mi y nos les podré decir que ya encontré un buen trabajo y una mujer... snif, un montón de contactos y la cara de idiota otra vez que se me ha quedado... ya van unas gafas de sol que se me olvidaron, los caminantes de hace apenas una semana y ahora el móvil...

Por suerte estoy en el paraíso de las compras y tengo mañana por delante antes de adentrarme en la selva para movilizarme. Probaré también como funciona la policía aquí, será como la India? parece que no, al menos hay alguno en la calle.

Pura vida

En este momento de trance habrá sido

2 comentarios:

  1. No consigo salir del shock de haber perdido el teléfono de Chetan, your best friend in India..

    Pero era de esperar..... un teléfono tan puntero y ligero es como un caramelito en la puerta de un colegio.. yo habría hecho lo mismo..!! :)

    ResponderEliminar
  2. Que faena el robo del móvil, sobre todo por el montón de contactos :´( Pero lo hecho hecho está. Ahora a vigilarlo más de cerca y a volver a llenarlo :)

    A disfrutar de Tailandia!!!

    ResponderEliminar

Follow by Email