miércoles, 1 de febrero de 2012

Zanzibar paradiso!

A unas 50 millas (calculo hecho a ojo: 2 horas en ferry) de Dar es Salaam, en el Océano Indico se encuentra la isla de Zanzibar. Un auténtico paraíso que me sorprende cada vez que levanto la vista. Y donde viví una de las negociaciones más curiosas de mi vida.

Llegué a Zanzibar con Lara para pasar unos días antes de intentar ir a los parques del Norte de Tanzania y mientras hacía tiempo durante el trámite del visado para India en Dar es Salaam. Gran error porque al llegar a la isla hay una oficina de inmigración y al no llevar el pasaporte tuve que pagar el correspondiente soborno y perder la media hora de rigor en conversación estúpida con el policía de turno, para finalmente pagarle y listo!

Los dos primeros días nos quedamos en Stone Town a dormir, la parte antigua de Zanzibar City (la capital de la isla). La primera impresión fue que estaba todo hecho polvo (como una ciudad abandonada que han vuelto a ocupar) pero con el tiempo percibes el encanto de esta ciudad, de sus puertas tradicionales de madera trabajada al detalle, de sus caóticas calles y sus vistas y paseos sobre el mar.

Para movernos por la isla elegimos una moto Vespa, Ignacio estaría orgulloso de su alumno motero (una moto con marchas!!) vaya locura por esas carreteras que hay en la isla y el tráfico de bicis, peatones, motos, coches y dala dalas (minibuses). El primer día fue durillo porque encima en toda la isla no hay un cartel que te diga donde estas ni a donde vas, tampoco teníamos mapa, aun asi llegamos a donde queríamos pero después de terminar en el aeropuerto y que un amable trabajador de una oficina de turismo dejara su trabajo y nos escoltara con su moto hasta la rotonda en la que debíamos girar a la izquierda. Aprovechamos allí, para fotografiar un mapa que fue nuestra guía.

Zanzibar tiene sus paraísos y en los días que estuvimos fuimos encontrando cada vez mas bellos lugares, primero Fumba al Sur de la isla, allí hicimos snorkeling alrededor de una isla q estaba a unos 200 metros de la playa y nos tumbamos a descansar en una cala del islote, para cuando nos dimos cuenta la marea había bajado tanto que tuvimos que volver andando con las aletas, las gafas y el tubo en la mano, patético!

Después Paje, al Este de la isla se encuentra esta playa larga de arena finísima y blanca encajada en un arrecife de coral. Los vientos del lugar la han hecho elegida por los aficionados del kite surf con todo lo que eso conlleva, masificación y lugares para dormir y cenar de calidad y bien montados.

Al día siguiente la isla de Menba, tras recorrer la isla al amanecer, llegamos a Matenwe donde nos esperaba un barco para ir a Menba a hacer un par de inmersiones en el atolón. Ese día el mar estaba revuelto y los lugares de inmersión no fueron los mejores me temo, porque aunque estuvo bien y pude ver muchos peces, incluso rayas, no fue tan espectacular como lo anuncian. Nos quedamos a dormir en Matenwe en un lugar de cabañas en la playa, pura vida!

Y por último la isla de Chumbe, Lo más impresionante de todo! El paraíso dentro del paraíso. Se trata de una reserva en la que solo puede haber 14 visitantes por día, nosotros fuimos en un viaje a pasar el día aunque se puede dormir allí. El lugar es increíble, nada más llegar te enseñan las instalaciones te dan una cabaña y se hace un snorkeling por el arrecife de coral, Espectacular! Vimos mucha mas vida que el día anterior y lo gozamos de verdad. La comida del lugar es buenísima y

Nuevamente cruzamos la isla al amanecer pero esta vez la policía nos paró y dio comienzo a una situación propia de martes y trece cuando anunciaban el detergente Gabriel. El caso es que el policía que nos dio el alto, mas bien casi me
como la barrera porque iba ligerito y dijo que iba demasiado rápido, le dije que iba a 50, y se lo creyó; entonces me pidió la licencia, y ahí empezó el lio.

La miró y dijo tienes 3 ofensas: no tienes licencia local para circular por Zanzibar, tu permiso internacional es solo para coches y no tienes la documentación necesaria (que viene a ser un resumen de lo anterior) pero para resumirlo más tenía que pagar 100.000 shilings unos 50€ y acudir a la corte de justicia el lunes 23 de Enero.

La cosa se puso animada cuando Lara al más puro estilo Laffitte empezó a sacar términos en latín para apoyar la defensa y yo solo veía pasar los minutos y nuestro barco que se iba a Chumbe sin nosotros.

Sacó el guardia el código de circulación de Zanzibar y sobre ese libro desecho en dos pedazos empezamos a buscar algo en lo que apoyarnos para ganar la discusión. Y ahí apareció: el permiso B (el mio) sirve para conducir vehículos de clase B1 hasta 7 pasajeros, y la definición de vehículo es "vehículo de tracción animal o motor para el transporte de personas y cosas" nada dice de número de ruedas.

En esos términos intelectuales se basó la discusión durante más de una hora hasta que encontré al poli bueno y le dije que por favor resolviéramos esto entre el y yo, con dinero 50$ dolares y olvidáramos la multa el juicio y que me devolviera la licencia.

Para entonces, Lara se estaba merendando al policía que me pidió que la sacara de allí. Y entre insultos que ni yo entendía "la reconcha de no se quien" y otras lindezas me quedé sólo con los dos policías que me llevaron un cuartito para negociar.

- Cuanto nos vas a pagar?
- mmmmm 80.000TZN (50 $)
Escribe el poli bueno en un papel 80.000, yo pensaba subir hasta 100.000 que era el precio de la multa original y me dice mientras escribe en el papel (que da mucha más importancia a lo que dices):

- No vas a pagar 40.000
EINST??? pero si es menos! Y rápidamente saco los 40.000 del bolsillo antes de que piensen más y digo:
- Ok, pero dame la licencia
- Ok, esto para ti, y me devuelve 10.000

Jaaaa, yo me moría allí en el cuartucho sin ventanas en plena negociación inversa, me dieron ganas de decirles que quería pagar 100.000 a ver si bajaban a 20.000...

El caso es que me hicieron jurar y re-jurar que no les iba a denunciar por el soborno, es a lo que tenían miedo y por eso bajaron el precio, o eso entiendo yo.

Finalmente salimos de allí, pagando los 30.000 (15€) y tarde para coger el barco, aun así fuimos hasta nuestro destino, pasando otro control en el que las lágrimas falsarius de Lara nos libraron rápido de pasar por lo mismo, y saltándonos otros 6 escondidos tras los camiones o mirando hacia otra parte mientras el policía se comía su gesto de alto.

Finalmente llegamos al embarcadero, una hora y media tarde con la suerte de que había una emergencia en la isla y una doctora iba en un barco en ese momento, así que nos llevaron y pudimos disfrutar del paraíso exclusivo de Chumbe.

Después de 6 días en el "paradiso" gozando de sus playas, sus anécdotas y sus islas regresamos a Dar el Salaam para conseguir mi pasaporte con visado para la India (segundo reencuentro) y tomar un colectivo a Arusha para hacer unos safaris por el Serengueti, Ngorongoro y Manyara.

Por cierto de la citación judicial no he sabido nada... Aún...

Stone Town

Esta es la isla engañifa que se quedó sin agua, ni isla ni nada!

Manejando motoreto!

Mi agenda playera

Paraisos!!

Cenando la pesca del día

Llegando a Chumbe el gran paraiso

Los de chumbe vestimos así, como Clement

No comments

No comments

Con Lara en el faro

Con el guía de snorkel

Recordando al faro de Arzew

Otra para el ranking de Vita

1 comentario:

  1. Que lugares más impresionantes. Que lujazo!!! y que mona la isla que a veces no lo és. Menuda tiradita que os tuvistéis que pegar, jajajaja.
    Despues de todo la poli no se portó tan mla, te dejó pasar sin pasaporte y la mordida no fué para tanto, aunque supongo que para allí será una fortuna.
    A seguir disfrutando y yo, en casa.. pasando mucha envidia

    ResponderEliminar

Follow by Email