martes, 25 de octubre de 2011

Bodrum-Istambul: Pamukkale


Con las primeras gotas de lluvia, salimos de Bodrum, con la pena de dejar detrás los buenos días vividos allí, destino Pamukkale, que ganas de llegar tenía! fueron 250Km o así, que se hicieron algo pesados por las carreteras en eternas obras y la igualmente interminable lluvia pero al final de la tarde llegamos al destino más sorprendente.

El resto de la luz del día lo gastamos en buscar un hotel, al que le regateamos el precio de la habitación mientras degustábamos un te con el dueño para entrar en calor. (ya espertos en regatear hasta las cartas y contenidos de los platos de los restaurantes) y ya ubicados salimos a dar una vuelta a ver si se veía algo de la famosa ladera blanca de Pamukkale y para nuestra alegría se podía entrar incluso de noche con lo ascendimos hasta arriba entre la sorpresa de andar sobre el rio templado (más caliente cuanto más ascendíamos) de lecho blanco.

Al final del ascenso en una piscina en la que el agua parecía más caliente, nos dimos un baño termal bien freskito, porque no estabamos preparados y no llevábamos traje de baño ni toalla... la sensación fue increible de mezcla de frio calor el blanco de las paredes y suelo y el negro de la noche.

A la mañana siguiente, volvimos a ascender, esta vez con más frio si cabe unos 5 grados y bajo la interminable lluvia, aún así el espectáculo del paisaje es increible, lo primero que se viene a la mente es que uno se encuentra en una estación de ski, solo que andando descalzo sobre el hielo.

El paseo fue algo congelante aunque las aguas termales a 35 grados hacían arder los pies por el contraste, el mismo que llenaba de niebla toda la ladera. Sin duda una pena el clima aún así es espectacular visitar Pammukale. Y es una pena que gran parte de las bañeras naturales (potxingos) estén hoy en día abandonados debido a la sobreexplotación que se hizo en su día de este atractivo turístico.

Una vez visitada la ladera blanca y las ruinas de la ciudad de Hierápolis, pusimos rumbo Norte para tratar de dormir en el puerto en el que coger el ferry que al día siguiente nos llevaría a Estambul para volar a Amman.

El camino se hizo complicado debido a la lluvía y que Turquía tiene tooooodas sus carreteras en obras así que si a alguien le parece escandaloso que la A1 esté en obras cada 5 Km que se pase por Turquia y Burgos le parecerá un lujo. Pero lo peor estaba por llegar porque al llegar al puerto del ferry nos informaron de que debido al mal tiempo se habían cancelado todos los ferrys de ese día y de los próximos, así que hubo que hacer un extra de 200 Km, a los 1000 que llevábamos, para llegar a Istambul donde nos alojamos en el primer hotel Promise donde fuimos muy bien recibidos.

Así que el 18 de Octubre partimos definitivamente de Istanbul con destino Amman donde un nuevo país no esperaba con todas las aventuras por descubrir, sin duda de Turrquía me quedo con Istambul, los días en Bodrum y las ruinas de Éfeso y Bergama, su gente amable, pero demasiadas distancias para recorrer de un sitio a otro más de 2000 Km recorridos (solo para la costa del Egeo y regreso a Istanbul), queda en la "liste de reserves" la visita a la Capadocia.

Piscinas azules de Pamukkale          
Noche de contrastes

Ayyyy que fresquillo....
Vaya par de alicates...
Siempre me lo imagine con sol pero vale la pena
Final de la ruta turca

1 comentario:

  1. Qué impresionante Pamukkale.. yo lo añado a mi propria liste de reserves.

    Bonitos potxingos, aunque no sé si llegan a la altura del de Plentzia.. no he visto que tuvieran bandera roja.. así que no te juegas la vida igual :)

    Las fotos buenísimas!!

    Penita que la conexión-no conexión no te deje escribir con más frecuencia!!

    Sigue soñando :)

    P.D.: Sin noticias del duende

    ResponderEliminar

Follow by Email