martes, 28 de febrero de 2012

Rajastán: Sur

Desde Ranthambore seguimos camino a Bundi, una fortaleza impresionante sobre una ciudad que no ha crecido tanto como otras del Rajastán, así que mantiene intacto su encanto.

Hay que decir que a pesar de que era "verano" en India, pasamos un frio de cuidado, al menos en estos primeros días por el Este y Sur del Rajastan.

El fuerte es espectacular, y aunque debió estar cerrado para turistas muchos años y solo lo habitaron monos y murciélagos está mas o menos bien conservados, destacan los balcones y las pinturas de la terraza del marajá, allí uno de los cuidadores nos enseño unas habitaciones que permanecían cerradas llenas de pinturas y espejos.

En Bundi descubrimos un palacio/hotel, recién abierto a un precio de risa, el que quiera info que pida, allí cenamos con vistas al fuerte y descubrimos el vino indio, "sula" de marca, y muy bueno que nos acompaño todo el viaje. Igualmente descubrimos lo que fue una costumbre en el viaje, como la gente ninguneó a Ene cuando preguntaba literal: "exkiusme ser, du yu nou güer is de xxx" a lo que respondían girando la cabeza para otro lado; o con la misma educación pasaban de ella al pedir que nos hicieran una foto. Menos mas que previsoramente pedí un trípode de refill (el único recibido) como el de Carlos y Mariela.

Tras Bundi nos esperaba Udaipur (el lugar más romántico del mundo, para algunos) y allí llegamos a orillas de su lago donde después de mucho andar encontramos una habitación marajá a precio de rajputa, un chollo que nos duró poco, el dueño debió encontrar mejor postor y tras la primera noche, nos degrado a otra habitación a cambio de un precio de risa y el desayuno en la habitación todos los días.

Udaipur tiene unos palacios alucinantes y en muy buen estado, de hecho la mayoría son hoteles de super lujo, y difíciles de visitar. Allí nos dedicamos a pasear y tantear la compra de pinturas, sin mucho éxito. Jaipur nos esperaba con sus bazares repletos.

Tras un par de días allí Chetan, que andaba de rabieta por no haber elegido sus hoteles, nos sacó de allí porque sino no nos iba a dar tiempo a ir a Jaisalmer en un día, así que después de pasear en bote y visitar el palacio del lago donde rodaron "Octopussy" de James Bond nos dirigimos a Ranakpur una zona de templos jaenistas a pocos kilómetros de Udaipur, pero que sirvió a Chetan para conseguir una comisión y a cambio nos llevaría en un día hasta Jaisalmer (8 horas de coche).

Udaipur merece una visita, allí te das cuenta del nivel de lujo que alcanzaron los marajás y después de ver Agra parece imposible que sea el mismo país, bueno si, estaba todo lleno de vacas (Sofía lo sabía).

Flipando


Palacio de Bundi

Bundi

Un novio a caballo a buscar a su novia para casarse, tela!!

Solos por el palacio

Esta vaca se metió de pequeña en el puente y lleva años para salir...

Romantique

Postalita de Udaipur

Flipando

2 comentarios:

  1. Jajajajjaaaaa he de denunciar aquí que el narrador merendó más ninguneos que yo en la gran tierra del ninguneo :)

    Ese trípode habrá que reemplazarlo con un nuevo refill porque con taaaanto uso se ha quedado como la plastilina.

    Memorable la cenita rodeados de brasitas en la terraza del hotel con el recepcionista más borde de todo Rajastán.. y los fuegos artificiales (hasta los de Plentzia tienen más nivel!!) resultaron muy "apropriados" en este rinconcito tan romántico de India (y probablemente el más romántico del mundo!! (después del Cape St Francis claro..!!))

    Falta aquí una mención especial al masaje Ayurveda que nos dimos...... yo no sufrí tanto a pesar de los eructos y flatulencias de mi masajista y de estar tumbada sobre un camastro más "proprio" de la Edad Media.... de hecho salí bastante digna y no era a mí a la que preguntaban por la calle (ante la evidencia) qué tal había ido el masaje........ penita que falte aquí la fotito de Freskito con pelos after-massage (que incluía masaje de cuero cabelludo con aceitorro....)...... todavía me duele la tripa de reirme!! Jaaaaaaa, qué buen momento cuando te vi!! Para no olvidar..

    ResponderEliminar
  2. Vaya pedazo palacios, que bien vivian los marajás. Tiene que ser increible pasar una noche en uno de ellos.
    Que colorido el cortejo del novio :)
    Y que romántico el lago.
    Lo que tuvo que sufrir Chetan, jajajaja
    Que viaje más bonito estás haciendo, y que bien nos lo transmites.
    Gracias!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar

Follow by Email